Platense derrotó por penales a Estudiantes de Río Cuarto y ascendió a Primera División luego de 22 años

Platense derrotó por penales a Estudiantes de Río Cuarto y ascendió a Primera División luego de 22 años

Igualaron 1-1 en los 90 minutos, pero el Marrón se impuso 4-2 en la definición desde los 12 pasos

Tuvieron que pasar 22 años para que Platense regresara a Primera División: tras igualar 1-1 en los 90 minutos de la final ante Estudiantes de Río Cuarto, los Calamares, dirigidos por Juan Manuel Llop, se impusieron por 4 a 2 en la definición por penales y acompañan a Sarmiento de Junín en el salto a la élite.

El encuentro, que se desarrolló a puertas cerradas en el estadio de Newell’s con el arbitraje del misionero Néstor Pitana, había terminado empatado gracias a los goles de Matías Tissera e Ibrahim Hesar, ambos en el primer tiempo. Pero el Marrón convirtió los cuatro penales que pateó y los cordobeses fallaron dos (Fernández lo desvió y el arquero De Olivera le atajó el remate a Benavídez).

El Marrón salió a arrollar a los cordobeses. Con presión extendida, cerrándole todos sus caminos al rival y aprovechando la velocidad de Curuchet y Tissera. A los cuatro minutos, Platense se puso en ventaja: el ex Colón aprovechó un error en la defensa, estiró la pelota hacia el área, donde el ex Independiente Rivadavia y compañero de ataque tocó al arco vacío: 1-0.

Sin embargo, con el correr de los minutos, Estudiantes fue haciendo pie, aunque con poco espacio para la elaboración ante un adversario siempre bien plantado, que brindó una imagen sólida. De hecho, apenas un remate lejano de Ibrahim Hesar, a los 22 minutos, generó peligro en el arco de Jorge de Olivera.

Pero a los 38 minutos, el delantero se colocó el frac y gracias a una definición excelsa, elegante, firmó el 1-1: recibió un centro en el borde del área, la bajó de pecho y de aire anotó el grito que atronó en Río Cuarto.

Sobre el epílogo, una oportunidad clarísima para el Calamar: otra falla defensiva le permitió a Tissera habilitar a Curuchet quien, mano a mano, disparó al bulto. Y el portero Brian Olivera sofocó el incendio.

El segundo tiempo tuvo un inicio favorable para Estudiantes. Con empuje, algunas pinceladas de Beraldi y Sepúlveda y muchos centros, metió a Platense en su área. Sin embargo, la mayor aproximación fue un remate cruzado del ingresado Padilla que le hizo viento al palo izquierdo calamar. Los dirigidos por Llop, de todas formas, siguieron inquietando de contra. La prueba la ofreció, una vez más, Tissera, que estuvo cerca de marcar la diferencia.

Con un ida y vuelta de máxima tensión, la atajada de De Olivera ante Padilla, un disparo a quemarropa, potente, resultó la acción más determinante del complemento. La paridad en el desarrollo merecía los penales. Y allí, por Tense, anotaron Lamberti, Zalazar, Recalde y Tissera. De Olivera atajó el último intento de Estudiantes y se desató el festejo alocado de Platense.

El equipo del barrio porteño de Saavedra (aunque tiene su cancha en Vicente López), descendió en la temporada 1998/1999 y su último partido en primera división fue el 20 de junio de 1999, cuando superó a Estudiantes en La Plata por 2 a 0 con tantos de Cristian Verón y Walter Coyette.

Fueron muchos los años del Marrón en el Ascenso, incluso le tocó descender a la Primera B Metropolitana en dos ocasiones, 2001/02 y 2009/10, para luego regresar a la segunda división y hoy de la mano de Juan Manuel Llop conseguir el soñado regreso.

Llop está invicto en Platense desde su llegada en reemplazo a Fernando Ruiz, dado que debutó con un empate 1-1 ante Belgrano en Córdoba el 15 de marzo y desde aquella fecha el equipo se consolidó como candidato. Ahora el Chocho suma 11 encuentros como entrenador de Platense con 4 triunfos y 7 empates. Y se convirtió en la guía para que el Marrón vuelva a codearse con Boca y con River, como en la mayor parte de su historia.

FUENTE:INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *