Lago Hermoso: un paraíso cerca de San Martín de los Andes y la Ruta de los Siete Lagos

A 35 km de San Martín y a apenas dos del famoso camino, es una joya que invita a disfrutar de chapuzones en playas entre bosques y montañas en el Parque Nacional Lanín.

En el lago Hermoso nace el río del mismo nombre que ofrece pozones y cascadas y es parte del mismo paseo. Foto: Patrício Rodríguez.
En el lago Hermoso nace el río del mismo nombre que ofrece pozones y cascadas y es parte del mismo paseo. Foto: Patrício Rodríguez.

El Hermoso es un lago amigable que honra su nombre y está a la altura de aquellos que conforman el Camino de los Siete Lagos entre Villa la Angostura y San Martín de los Andes.

Las aguas cristalinas del lago Hermoso. Fotos: Patricio Rodríguez.

De belleza exuberante, su fondo arenoso y su veril amable, lo hacen más que ideal para disfrutar en familia. Aquí podés practicar deportes náuticos, remar, nadar, pescar, bucear o simplemente tomar sol con unos relajantes baños en los pozones de río, que también se llama Hermoso, nace en el lago, lo conecta con el Machónico y luego continúa su viaje hasta el Meliquina.

Sus pequeñas cascadas, son casi “jacuzzis naturales” de aguas limpias y refrescantes. Llegás al bordear, por unos 1000 metros la costa, siempre caminando hacia la derecha.

El lago

Sus aguas cristalinas y de temperatura muy agradables permanecen totalmente calmas durante la noche y en las primeras horas de la mañana.

Llegar antes de las 10 de la mañana te asegura encontrarte con un espejo natural inmenso, que refleja a las montañas y bosques. Allí, algunas truchas merodean las orillas y el lugar pacta una cita obligada para las selfies desde el muelle.

Chapuzones desde el muelle en el lago Hermoso. Fotos: Patricio Rodríguez.

El bosque autóctono de ñires, lengas, coihues y raulíes, en la costa, domina la escena con un verde de distintos tonos, que en otoño explotará en colores y tonalidades mágicas.

En el lago Hermoso podés navegar hasta su costa occidental. Es común ver las idas y vueltas de botes y kayaks, que llegan a la península raulí y van hasta una selva valdiviana, un bosque mucho más denso con especies como el arrayán o el alerce.

Te conviene llegar temprano a las playas de la cabecera, para elegir un buen lugar. Es la manera de garantizarte algo de sombra para las horas fuertes de sol y calor, ya que el resguardo del sol no abunda por su geografía.

Casi siempre pega de frente, así que si tenés sombrilla, no dudes en llevarla.

El río Hermoso que nace en el lago y sus cascadas. Fotos: Patricio Rodríguez.

Antes de llegar a la cabecera del lago, en donde está el muelle y hay un restaurante, se encuentra la laguna Pudú-Pudú.

Si seguís por el camino unos 1000 metros más llegás a un camping organizado dentro del Parque Nacional Lanín. Hay fogones, dormis, baños con duchas, una proveeduría y hasta un muelle sobre el río hermoso. En la cascada con pozones podés relajar el cuerpo después del viaje.

El valor de uso diurno del camping es de 500 pesos por persona, con uso del fogón.

Las cascadas del río que nace en el lago. Fotos: Patricio Rodríguez.

Si te quedas a dormir, tenés que pagar 1.000 pesos y los dormis cuestan 10.000 pesos la noche para cuatro personas.
No olvides que no hay señal de celular en el Hermoso ni en el trayecto de la ruta de los Siete Lagos, pero sí tenés wi-fi en el camping.


Cómo llegar

Aunque no es uno de los siete, para llegar al Hermoso tenés que tomar la ruta 40 o Camino de los Siete Lagos.

Está a unos 35 kilómetros desde San Martín de los Andes y a unos 65 kilómetros desde Villa La Angostura y se transita todo por un camino de asfalto.

La entrada al camino, está bien señalizada. Luego de doblar, hay que hacer unos dos kilómetros más de ripio.

FUENTE:DIARIO RIO NEGRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.