Un equipo de investigadores diseña un prototipo de batería que usa calcio en lugar de litio

Desde que se descubrió la electricidad, los inventores se han afanado en buscar formas de almacenarla. Las baterías no tardaron mucho en convertirse en la forma más habitual de conservar la energía por medios químicos, pero, para lograr que fuesen portátiles o pudiesen recargarse, hicieron falta siglos de ajustes en las combinaciones elementales que culminaron en las baterías de las que dependen los dispositivos en la actualidad. Las baterías de iones de litio, verdaderas protagonistas de esta era de dispositivos electrónicos portátiles, parecen abocadas a morir de éxito. El litio resulta caro de extraer y peligroso de manipular, lo que a su vez dificulta su transformación y reciclaje. La demanda sobrepasa los recursos disponibles, caracterizados por un aislamiento geográfico —se hallan en lugares como las zonas despobladas de Australia— que añade complejidad a las cadenas de suministro.

Seguir leyendo

Un proyecto complementario desarrolla un almacén de energía flexible a partir de un ánodo de aluminio y un cátodo de azufreRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy