El Supremo de Estados Unidos consagra el derecho a llevar armas en público

Unos grandes almacenes de lujo, a dos pasos del turístico Central Park, advierten en un cartel de que está prohibida la entrada de clientes con armas. No es el Far West en su apogeo, sino la civilizada Gran Manzana. En barrios menos favorecidos, las balaceras entre adolescentes son moneda común; también la suma diaria de víctimas mortales por una bala perdida o un atraco que termina mal. Si esto ocurre en el Estado con una de las legislaciones más restrictivas de EE UU, muchos neoyorquinos se preguntan qué pasará después de que el Tribunal Supremo haya dado luz verde este jueves a llevar armas de fuego en los espacios públicos, en una decisión que la gobernadora de Nueva York, la demócrata Kathy Hochul, ha calificado de “absolutamente sorprendente”, además de lamentar el mazazo de la justicia como “un día negro”. En un comunicado, el presidente Joe Biden mostró su “profunda decepción” por un fallo que “contradice tanto el sentido común como la Constitución, y que debería preocuparnos profundamente a todos”.

Seguir leyendo

Quince republicanos apoyan la ley bipartidista de control de armas en el Senado

Para el establishment republicano, manejado entre bambalinas por el expresidente Donald Trump, quedarán como unos traidores -ya hay listas con sus nombres circulando en las redes sociales desde el miércoles-, pero el apoyo de 15 senadores republicanos al proyecto de ley bipartidista de control de armas alcanzado recientemente permitirá no solo salvar el obstruccionismo conservador en la Cámara alta (el llamado filibusterismo, que requiere 60 votos de 100 para aprobar una ley), sino también cerrar un capítulo, el de tres décadas de inacción legislativa sobre las armas, un asunto que enfrenta radicalmente a las dos bancadas. En una votación de prueba, celebrada apenas dos horas después de conocerse el polémico fallo del Tribunal Supremo, el Senado ha decidido este jueves por 65 votos a favor y 34 en contra empujar la propuesta legislativa hacia una votación final, previsiblemente a última hora de hoy o durante este viernes. El procedimiento permite hasta 30 horas de debate. 
Gracias al apoyo de los 15 republicanos -el Senado está dividido al 50% entre demócratas y republicanos, con el voto de desempate de la vicepresidenta, Kamala Harris, a la sazón presidenta de la Cámara-, el esperado acuerdo cobra visos de hacerse realidad. Se trata, no obstante, de una legislación modesta, que reforzará la verificación de antecedentes para quienes aspiren a comprar un arma y hayan sido condenados previamente por violencia de género u otros delitos significativos. La ley bipartidista no incluye medidas más radicales como las que proponen los demócratas, incluido el presidente Joe Biden, tales como la prohibición de los rifles de asalto o de los cargadores de alta capacidad; tampoco las denominadas leyes de bandera roja, que permiten confiscar el arma, con mandato judicial, a quienes se demuestre constituyen una amenaza para la comunidad o sí mismos.

El tribunal tumba la ley del Estado de Nueva York, una de las más restrictivas del país, que exigía a quienes tienen licencia de armas demostrar una causa para portarlasLeer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy